Saltar al contenido
Trenes Argentina

Tren del Fin del Mundo de Ushuaia

Tren del Fin del Mundo

Los servicios ferroviarios en Argentina de tipo turístico son muy variados y recorren regiones de las más recónditas del país. Sin embargo, ninguno de ellos resulta tan destacado como el Tren del Fin del Mundo en Ushuaia, el cual recorre uno de los paisajes más australes del mundo.

Historia del Tren del Fin del Mundo

La historia de este ferrocarril se encuentra íntimamente relacionada con el servicio presidiario que funcionó a partir de principio de siglo en Ushuaia hasta 1947, momento en que se convirtió en un depósito de materiales de la Armada Argentina. El presidio comenzó a construirse en 1902 por el ingeniero de Catello Muratgia.

En aquel entonces se inaugura también el primer xylocarril para poder realizar el transporte de presos por una región de condiciones extremas y una topografía de difícil acceso. Este contaba con una locomotora a vapor con coche planos y vías de madera que era empujada por bueyes, caballos y en ocasiones por los mismos presos.

Una década más tarde, se substituye el xylocarril por un tipo de ferrocarril de vías de metal, llamado decauville. Este nuevo servicio se convierte en una de las modalidades de transporte más significativas de la región. Este disponía de dos locomotoras que permitían el transporte de presos, pero también de material de construcción.

El recorrido comenzaba por la mañana en la penitenciaria de Ushuaia y se dirigía a Monte Susana, ubicado a ocho kilómetros de la ciudad, y retornaba con los detenidos y materiales como madera y piedra necesarios para la construcción y mantenimiento del mismo tren y otras actividades. Este se convirtió en una parte integral de la identidad de la ciudad.

A mediados de siglo, en 1947, durante el mandato del presidente de Juan Domingo Perón, se expide la solicitud de cierre de la cárcel por motivos humanitarios. El ferrocarril, sin embargo, siguió operando de manera regular para abastecer a los aserraderos locales, parte importante de la economía de la región.

Dos años después, en 1949, un terremoto de gran fuerza golpeó la ciudad y provocó muchos daños a su infraestructura. El peor de ellos fueron ocasionados por los múltiples derrumbes que dañaron las vías del ferrocarril en diferentes tramos, por lo que estas se abandonaron y el tren se mantuvo clausurado durante la siguiente mitad del siglo, hasta principios 1990.

Durante la presidencia de Carlos Menem en 1994, la empresa Tranex Turismo S.A. descubre la posibilidad de rescatar el pasado y fundar una atracción turística que sigue funcionando hasta el día de hoy: el Tren del Fin del Mundo. La iniciativa permitió restaurar la experiencia e incorporó réplicas de las locomotoras antiguas para respetar su historia, pero también para brindar confort a los pasajeros.

En la actualidad, el tren se ha modernizado: cuenta con locomotoras que funcionan a vapor y los vagones disponen de calefacción, sistema de sonido, guías turísticos y otras amenidades de servicio a bordo.

Recorrido del Tren del Fin del Mundo de Ushuaia

Cuando se reabrió el tren para fines turísticos en 1994, este retomó un segmento del antiguo recorrido desde el presidio ubicado en Ushuaia hasta la ladera de Monte Susana. Sin embargo, hoy el recorrido comienza en la Estación del Fin del Mundo, a 8 km de la ciudad.

Más adelante, el servicio atraviesa el Cañadón del Toro y también el Río Pipo, sobre el Puente Quemado: los restos de madera del antiguo puente que se encuentra bajos las nuevas vías del ferrocarril. Luego, se llega a la estación intermedia llamada La Macarena, un paraje en el que se puede apreciar una vista panorámica del paisaje.

El viaje luego continúa alrededor de la zona hacia la Estación del Parque Nacional. Esto permite contemplar el majestuoso paisaje de valles y montañas que rodean el parque. Este fue creado a mediados de los años sesenta y es el único parque nacional que dispone de costas marítimas, así como montesbosques y montaña.

Tras bordear el Río Pipo, se encuentra el Cementerio de Árboles que los presos solían talar a diario para abastecer a los aserraderos de la zona. El cementerio cuenta con los restos de los troncos o toconoes que previamente constituían un bosque de gran densidad y follaje tupido. En esta parada se podrá apreciar el llamado ecosistema turbal; un tipo de suelo característico de material orgánico y mineral compactado.

Finalmente, el servicio termina su recorrido en el Parque Nacional, una zona protegida de vegetación autóctona y virgen muy representativa de la región. Esta se puede visitar a pie o con otro transporte turístico. Los servicios del tren tanto como los recorridos de la del parque cuentan con guías turísticos y guardas encargados de proteger la integridad de este patrimonio.

El recorrido en su totalidad cuenta con un sistema de audio moderno que permite una guía comentada de las paradas y los hitos visitados en cada estación. Ofrecen información detallada sobre la fauna, flora y aspectos de interés de la región. La historia y el paisaje, en concomitancia con los servicios abordo y el estilo característico de los coches, constituyen una experiencia inolvidable para el pasajero.

Horarios y frecuencias del tren

El tren funciona todos los días y parte por la mañana desde la Estación del Fin del Mundo, pero dispone de diferentes horarios según se trate de temporada de verano o temporada de invierno. La duración del recorrido es de alrededor de 1 hora de ida y 1 horas y 45 minutos de regreso.

Horarios

Los horarios de invierno son los siguientes:

  • 10:00 hs – 12:30 hs – 15:00 hs

Por su parte, los horarios de verano son los siguientes:

  • 09:30 hs – 12:00hs – 15:00 hs

Precio Tren del Fin del Mundo

El servicio dispone de distintas tarifas y condiciones según la edad de la persona, las prestaciones sociales de las que disponga y la clase que se solicite. Las compras se realizan hasta 24 hs antes de la partida del tren de manera online.

En caso contrario, se pueden comprar en la boletería de la estación hasta treinta minutos antes de la partida del servicio. La tarifa no incluye la entrada al Parque Nacional, la cual debe abonarse en efectivo una vez en esta parada del recorrido.

Las tarifas del Tren del Fin del Mundo son las siguientes:

Clase Turista

  • Menores de tres años: sin cargo
  • Mayores de 13 años: ida y vuelta $4.200
  • Menores entre 4 y 12 años: $2.100
  • Jubilados: $2.600

Servicio Primera Superior

  • Mayores: $8.500
  • Menores: $4.250

Servicio Premium

  • Mayores: $10.000
  • Menores: $5.000
Configurar